Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2012

De La desobediencia de los significados: La mañana: Cap.: 1

1. Agustina y el revisor del trenAgustina del Amanecer nunca ha visto el tren, aquel -y ninguno- que puso un ministro y a cuya inauguración por cierto no llegó porque ya no lo era, y que quitó años después un Gobernador Civil aficionado a las perdices, a los negocios y por supuesto a la justicia y al orden con una incorregible inclinación a confundir una y otro y a instigar su ejercicio implacable y ciego en las personas que recibían sus órdenes y sus consejos. Aquel que tanto le gustaba a Rubén y que por su contemplación mentía antes de marcharse -tan niño como era- al fondo del mar, seguramente el mismo día en el que también lo hizo el poeta al que un pez vivo le comió el pesquis. Aquél en el que venía y se iba, antes de desaparecer, el juez de la simetría durante la temporada en la que empezó a preguntar por algunos muertos del pueblo al cabo de la Guardia Civil, antes también de que el mando benemérito se zambullera trágicamente desde una ventana de su Cuartel en el opulento mar d…

Bajo el arco iris

No pudimos pasar por debajo del arco iris. Los cristales del agua son así. Solo en la distancia se percibe el resultado de descomponer la luz del sol. La magia natural que no sabemos quién inventó.

Quiero subirme a todos los trenes que pasen

Plaza de S. Francisco, Sevilla

Capítulos

Os he hablado de mi primera novela: La desobediencia de los significados. Mi correctora de estilo me ha convencido para que el texto lo estructure en capítulos. Creo que lleva razón. El lector se sentirá más animado ante un texto secuenciado que ante un relato denso y sin rendijas por donde entra aire fresco.
Mi novela Cien pedazos -por ahora es la única que he publicado- ha funcionado bien con esa estructura. Está dividida en cien capítulos, aunque tengo que decir que no toma el nombre de Cien pedazos por esta razón sino por otra muy distinta. Hay que leerla para saber por qué se llama Cien pedazos.
Ahora, después de diez años de haber escrito La desobediencia de los significados, la he retomado para seccionarla en capítulos. Hay que hacerlo con coherencia y sin que esto suponga herir la novela. Lo estoy haciendo con la intención de dar valor añadido literario a la obra.
No es fácil meterse de nuevo en una historia escrita hace años. Pero reconozco que lo estoy pasando muy bien.

La desobediencia de los significados

Mi primera novela se apunta a la desobediencia como táctica de la supervivencia. La desobediencia cobra autonomía y escapa al control de las personas. Desobedecen las emociones y los sentimientos, pero también las palabras y la suerte y la semántica y las leyes naturales y escritas.


Tanto es así, que el broche de esta idea lo pone la repentina conversión del invierno en primavera. 


COMIENZA ASÍ:





LA MAÑANA
Han cantado los gallos, inquilinos atentos de la madrugada, bocinas de la aurora, primeros bullidores del alba. Han pregonado otro despertar, los mismos bostezos, el mismo sol. El sol, lanzado por una perezosa catapulta, comienza a asomarse por oriente, con los ojos colorados todavía y la zancada larga, como un redondo Rey Mago camino del Portal de la mañana. Y salta la mañana retozona y ágil como una mirla en la maleza, y va dibujándonoslo todo al mismo tiempo, muy fresquita, como un pez recién sacado del cañal, como el agua de una fuente escondida entre zarzas flageladoras. Es el amane…

CIEN PEDAZOS, mi primera novela publicada

Se presentó en Sevilla, en febrero de 2011. La editorial me exigía vender 100 ejemplares el día de la presentación. Faltaron ejemplares. 
A partir de ese día, la editorial se olvidó de la novela. Hoy, parece que esto es lo normal. Vendes lo que como autor eres capaz de vender. 
Curiosamente, a los dos días de la presentación recibí un correo electrónico de otro editorial interesándose por Cien pedazos. El hecho indicaba que la novela tenía algo que la hacía comercial. 
Este es el quid de la cuestión, si a criterio de los editores no eres comercial, tu obra no se publica. ¿Cuantas veces se han equivocado los editores? Cada cual tendrá su respuesta.


Este blog intentará apoyar, en el disperso mundo de la literatura y de los lectores, la idea de que hay obras que pueden ser muy interesantes aunque algunos editores crean lo contrario.


Poco a poco pasarán por Libertadliteraria todas mis novelas y sus personajes.

Cien pedazos

Las manzanas prohibidas del Paraíso se multiplican. Miles de Evas y Adanes siguen fornicando ante la mirada esquiva de Dios para demostrar que los Primeros fueron expulsados del Paraíso injustamente.
Jesús sintió, dos portales antes de llegar al suyo, el discurrir de un pequeño hormigueo frío sobre su frente. Con el dedo corazón de la mano derecha se frotó la piel sobre la que había surcado brevemente la sensación fría y así, sin más, entró en su casa. No parecía estar preocupado ni nervioso, aparentaba una conducta normal y cabal de un hombre cualquiera que llega de su trabajo como todos los días. Sólo añadir que su trabajo, quizás, no era un trabajo normal. -Hola, dijo a su mujer que andaba cerca. -Hola Jesús. ¿Qué te ha pasado? -¿Dónde? -Tienes sangre en la frente. -¿Qué dices, sangre? -¡Por Dios! ¿Qué te ha pasado?
"La razón de la sinrazón que a mi razón se


 hace, de tal manera mi razón enflaquece,


 que con razón me quejo de la vuestra


 fermosura." (El ingenioso hidalgo don Quijote de La Mancha)